“Monitor”: el génesis de la irreverencia

Nos hemos puesto un poco nostálgicos y esta vez decidimos hacerle un pequeño tributo a una de las revistas que nos inspiró a hacer lo que hacemos. Quizás muchos de ustedes (por su edad) nunca la conocieron y si la conocen, pues fueron de los afortunados que pudieron verla impresa o alguien les enseñó un ejemplar que con mucho cuidado colecciona.

“Monitor” fue de las primeras revistas que se animó a hacer cosas realmente distintas. Pero yo no soy el indicado para contarles esa mística que rodeó a tan legendaria publicación. Prefiero que la persona que le dio vida a dicho proyecto les hablé de primera mano de lo que significó para la juventud, para nuestra sociedad y para toda una generación. Es así como nos tomamos la libertad de entrevistar a Luis Villacinda:

· ¿Qué fue “Monitor”?

“Monitor” fue un suplemento para jóvenes, que intentaba informar, observar y sugerir. El planteamiento (visual y escrito) debía cumplir con presentar un contenido desinhibido, irreverente y desenfadado. Poco a poco le fue tomando  el pulso al universo de los jóvenes, poniéndoles cara a los chavos y chavas del qué hacer artístico, como también a los jóvenes comunes y silvestres.

Estaba escrito para leerse rápido y el contenido indagaba en el universo de un joven: la música que escuchaba, el cine que veía, los libros que leía, las fiestas a las que asistía, etc.

· ¿Cómo y por qué nace la idea de hacer algo como “Monitor”?

La naturaleza tan visual de Monitor tiene su razón de ser, debido a que nace de la cabeza de un diseñador, entones no hay divorcio entre contenido y forma. Nace porque yo en mis tiempos mozos era consumidor de suplementos como “Jóvenes Magazine” (El Gráfico) y “Gente Joven” (Prensa Libre). Sin embargo éstos suplementos no eran opciones frescas de información. Una noche, y después de coleccionar un sin número de referencias de suplementos para jóvenes de otros países, decidí hacer un suplemento. Le puse “Monitor”, porque para mí la idea era monitorear la cultura del joven.

Además yo crecí con el boom del cable, y fui educado visualmente por MTV, cuando el canal era bueno :)

En una noche armé el proyecto e invité a un ilustrador que había conocido en Tripiarte (Alejandro Azurdia), para que me hiciera las ilustraciones que yo quería colocar en el folio de cada página.

Ya con el proyecto diseñado, y boceto impreso en mano, me dediqué a ofrecerlo a elPeriódico, pero no lo quisieron, y tuve que engavetarlo por algunos años, hasta que llegue a trabajar en Siglo21. Donde también quise venderlo, pero tampoco lo quisieron.

Al final en Siglo21, no me pagaron por la idea, pero me dieron la oportunidad de elegir quién se encargaría de escribirlo (así conocí a un colocho tropical – Juan Pablo Dardón). Y en un arranque de entusiasmo, me ofrecí para dirigir las dos áreas, tanto la visual como la editorial. Lo más chilero fue, que todo los jóvenes que trabajaban en la redacción de Siglo, se fueron uniendo al Monitor, y los lectores, amigos y conocidos también se fueron sumando. Cuenta la leyenda que ahí tomó nombre y forma la mítica cofradía Freak.

· En Guate cuando se inicia un proyecto nuevo e irreverente a veces es complicado encontrar la forma de difundirlo. ¿Se toparon  con este tipo de obstáculos?  

Todo tipo de obstáculos… Desde dormir el proyecto por algunos años, hasta que nos tacharan de “contraculturosos”. Pero siempre se mantuvo el entusiasmo por lo que hacíamos. Se mantenía una energía producto de un desmadre organizado. Y la mejor vía de divulgación fue el boca en boca. Aunque también hicimos presencia en conciertos y otro de los vehículos de promoción fueron las postales, que repartimos por doquier.

· ¿Qué es lo que más orgullo te causa “Monitor”?

A la distancia de los años, más que orgulloso me siento contento de haber sido parte de una publicación con la que muchos jóvenes se identificaron. Todos los que participamos en “Monitor”, tenemos anécdotas qué contar de los lectores que aún recuerdan al suplemento, o que guardan historias.

· Por último, ¿cuál crees que sea el legado de “Monitor”?

Me cuesta mucho hablar de un legado, yo no quiero pecar de soberbio o algo por el estilo. Creo que el “Monitor” es un ejemplo de lo que el espíritu joven puede lograr. Y puntualmente, fue un ejercicio de experimentos, entre textos, imágenes y diseño. En el cual convivimos una fauna curiosa de personas. Quienes hasta la fecha nostalgiamos con ese suplemento.



6 comentarios

  • Juan Pablo Elias dice:

    yo coleccionaba monitor desde que salio, antes de ser diseñador grafico y me parecia tan increible :D

  • Creyente Del Agua Clara dice:

    Qué chileros recuerdos, cada vez que algun chavo o chava nos cuenta que le gustaba monitor, alguien planta un árbol, deja los vicios, y se une a nosotros en concentración mental… Gracias a todititos!

  • No quiero sonar a drama, pero monitor cambio mi vida, desde la primera vez que vi una de las postales y me aparecio el vicio por querer tenerlas todas y buscar el suplemento los viernes robandomelo del siglo21 de Mc. Muchas gracias señor villacinda y azurdia por motivarme a querer ilustrar.

  • Bayron Soto dice:

    …al igual q muchos monitor fue una forma grafica y escrita de habrir mis ojos y mi mente, conociendo asi una guatemala distinta, una guatemala donde los jovenes digeriamos todas las ideas que plasmadas en las revistar de monitos nos refrescaba cada viernes, y al igual q muchos en la agencia de publicidad donde trabajaba en ese entonces me robaba la revista del sigloxxi del jefe jejejej … coleccion q aun conservo…lastima q falleceio…el monito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>